Aloe vera, la planta de la inmortalidad.

Las hojas frescas de aloe contienen varios grupos de compuestos químicos, como: glicoproteínas, polisacáridos, derivados de antraquinona, vitaminas, minerales, aminoácidos y muchos otros, los cuales muestran su acción terapéutica multidireccional, según una publicación polaca.

Estos componentes activos son responsables de los efectos inmunomoduladores, antiinflamatorios y antimicrobianos del aloe. Información reciente confirmó que el aloe posee un perfil terapéutico único y que tiene potencial positivo para la aplicación médica”.

El aloe contiene altas cantidades de polisacáridos que estimulan el sistema inmunológico, especialmente manosa, que ha demostrado inducir a los glóbulos blancos para que secreten interferón, factor de necrosis tumoral y citoquinas benéficas.

Los beneficios provienen del gel interno de la planta, no de la parte exterior de la hoja. El gel interno puede combinarse con lima o limón y mezclarse en una licuadora de mano para que sea más agradable al beberse.

Cuando se toma internamente, obtiene los beneficios de los 20 minerales, 12 vitaminas, 18 aminoácidos y 200 compuestos vegetales activos del aloe, entre los cuales no sólo encontramos polisacáridos, sino también enzimas, triterpenos, etc,

Rica en vitaminas y minerales

Contiene las vitaminas y minerales que el organismo requiere para funcionar correctamente, como las vitaminas del tipo A,C,E,B1, B2, B3, B6, B12 y acido fólico; además, entre sus minerales se pueden disfrutar del calcio, zinc, cromo, selenio, hierro, cobre, magnesio, entre otros.

Mejora la digestión

Como un antídoto perfecto para limpiar el tracto digestivo. Cuando hay estreñimiento o diarrea, la aloe vera actúa como regulador y calmante, esto ya que mantiene una flora intestinal normal y libre de bacterias.

Salud cardiovascular

Con el colesterol alto y problemas, actúa directamente sobre la sangre oxigenándola, lo que le ayuda propagar los glóbulos rojos de la sangre. La circulación mejora, gracias a que esta planta contiene nutrientes que ayudan a disminuir el colesterol y que regulan la presión arterial.

Disminuye las grasas del organismo

Para retener las proteínas que consumimos es esencial consumir aloe vera, aprovechando que contiene 22 aminoácidos, de los cuales los infaltables para el organismo son 8 de ellos. En cuanto a ácidos grasos, el aloe vera cuenta con 3 esteroles vegetales, protagonistas de la ansiada disminución de grasas en la sangre, además de reducir cualquier tipo de alergia y a aliviar la indigestión.

Un sistema inmune fortalecido

Los polisacáridos que estimulan los macrófagos, más conocidos como las células blancas en la sangre, son las que ayudan a combatir los virus. La ingesta de aloe vera fortalece el sistema inmunológico, haciéndolo resistente ante la arremetida de cualquier virus o enfermedad.

La aloe vera hoy se puede conseguir naturalmente y beber el zumo de sus hojas, o en cápsulas y en polvo, observando cómo esta actúa en su organismo, bajando o subiendo la dosis según corresponda.

Fuentes: https://articulos.mercola.com

Write a response

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Close
Welbing Promoviendo el Bien-estar © 2019.
Close